Loading...
LA LIBERTAD DE EDUCACIÓN 2017-10-15T18:37:58+00:00

Project Description

Prejuicios

  • Educa el Estado, no la Iglesia ni los padres.

  • El contenido de la educación depende de los valores acordados por la comunidad política en cada momento

  • Los profesores carecen de libertad para enseñar conocimientos, debiéndose limitar a ejecutar puntualmente las pautas establecidas por el Estado.

Objetivos

  • La educación es un factor principal del desarrollo del ser humano y de la comunidad, pues contribuye a la formación de la persona y al bien de la sociedad.

  • La misión educativa no es monopolio del Estado. Antes al contrario, los primeros educadores son los padres. Corresponde a la comunidad política facilitar a la familia el cumplimiento de su misión educativa y poner los medios para complementarla. Asimismo, la Iglesia, en tanto que tiene encomendada la misión de redicar el Evangelio, también participa en la misión educativa promoviendo la educación cristiana.

  • Precisamente por ello, ha de lograrse un justo equilibrio entre la familia, la comunidad política y la Iglesia, que son los titulares de la misión educativa.

    • La familia, como comunidad de vida y amor, enseña y transmite los valores culturales, éticos y espirituales esenciales para el desarrollo de sus miembros y de la propia sociedad.

    • La comunidad política garantiza y promueve la educación de las personas, pero sin sustituir a la familia ni situarse al servicio de las ideologías, particularmente, de aquéllas que resultan contrarias a la naturaleza del ser humano.

    • La Iglesia participa en la misión educativa desde el ejercicio de la libertad de pensamiento, conciencia y religión, compartiendo las verdades de la fe reveladas con quien desea libremente acogerlas y promoviendo su visión del ser humano y del mundo.

  • El derecho a la educación, consagrado como fundamental en el artículo 27 de la Constitución Española, no es de titularidad estatal, sino que corresponde a los ciudadanos. Está configurado como derecho de libertad y prestacional: desde la primera perspectiva, implica la facultad de elección del modelo educativo, de opción por la enseñanza religiosa y moral acorde con las convicciones de los padres y de participación en el programa educativo y en la gestión de los centros; desde la segunda perspectiva, impone al Estado del deber de prestar el servicio educativo y promover la libertad mediante la financiación de centros docentes no estatales con modelos educativos propios que haga posible la capacidad de elección.

  • La libertad de cátedra permite a los docentes enseñar sus conocimientos sin la tutela del Estado.

Bibliografía

Derechos